Concursos Mercantiles

Concepto.

El concurso mercantil es un procedimiento jurisdiccional al que se somete un comerciante cuando incumple generalizadamente con el pago de sus obligaciones y que tiene por objeto lograr la conservación de la empresa del comerciante, mediante el convenio que éste suscriba con sus acreedores reconocidos o, en su defecto, vender la empresa, o los bienes que la integran para pagar a los acreedores.

Naturaleza jurídica.

El juicio concursal parte del supuesto que son procedimientos: jurisdiccionales, universales, atractivos y ejecutivos. Es un procedimiento jurisdiccional pues la tramitación del concurso mercantil deberá desarrollarse bajo la conducción y dirección de la autoridad judicial; son universales pues concurren en él todos los acreedores que tengan un derecho de crédito vencido y exigible en contra del concursado y que hayan sido reconocidos judicialmente; es atractivo ya que la totalidad del patrimonio (presente o futuro) del fallido se aplica para satisfacer los intereses económicos de los acreedores, y por último, es ejecutivo pues la autoridad judicial cuenta con las más amplias facultades coactivas para hacer cumplir sus determinaciones y garantizar el pago de los derechos reclamados en juicio.

Marco jurídico.

El marco legal primario del concurso mercantil es:

  • Ley de Concursos Mercantiles;
  • Para los comerciantes que presten un servicio público concesionado se sujetarán a las leyes, reglamentos, títulos y disposiciones que regulen la concesión o el servicio público (artículo 238 LCM);
  • El procedimiento concursal de las instituciones financieras se normará por lo previsto en la Ley de Concursos Mercantiles y las leyes financieras que regulan su organización y funcionamiento (artículo 245 LCM);
  • Tratándose del concurso mercantil de instituciones de crédito se regirá por lo dispuesto en la Ley de Instituciones de Crédito (artículo 245 LCM) y;
  • El concurso mercantil de organizaciones y personas que realicen actividades auxiliares del crédito se aplicará lo dispuesto en la Ley de Concursos Mercantiles, salvo lo dispuesto en la Ley General de Organizaciones y Actividades Auxiliares del Crédito (artículo 254 LCM).

De manera supletoria, se aplicarán:

  • Código de Comercio;
  • La Legislación Mercantil;
  • Los usos mercantiles especiales y generales;
  • El Código Federal de Procedimientos Civiles; y
  • Código Civil Federal.

Principios rectores.

El artículo 1º de la ley de la materia establece como principios del juicio concursal, los siguientes: a) de trascendencia; b) de economía procesal; c) de celeridad; d) de publicidad; y e) de buena fe.

Etapas del concurso mercantil.

Son tres las etapas por las que atraviesa el procedimiento de concurso mercantil:

a) La visita o verificación para determinar la insolvencia, que consiste en determinar si un comerciante se encuentra en los supuestos legales para ser declaro en concurso mercantil.

b) La de conciliación, tiene por objeto crear condiciones eficaces para que pueda lograrse un acuerdo de voluntades que sea favorable para todos los sujetos que interviene en el procedimiento. La intención es que todos los acreedores reciban al menos lo que les correspondería en el mejor caso.

c) La de quiebra, tiene por objeto la venta de la empresa del comerciante, de sus unidades productivas o de los bienes que la integran, para el pago de los acreedores reconocidos.